Hojeadas de arte, cultura y educación

Entradas etiquetadas como ‘Conversatorio’

Viví sin drogas en Centroamérica Cuenta

El escritor mexicano Julián Herbert es interrogado sin tregua por el poeta nicaragüense Enrique Delgadillo Lacayo durante el conversatorio ‘Vive sin drogas’.

* Por Solange E. Saballos

Afiche de: Centroamérica Cuenta

Se suponía que Julián Herbert daría inicio a la semana del Centroamérica Cuenta  con una conferencia, llamada Vive sin drogas; pero el embajador de México, Miguel Díaz Reynoso, anunció un cambio de los planes: de una conferencia se pasaría a un conversatorio  con el poeta nicaragüense Enrique Delgadillo Lacayo. Acto seguido, se extendió considerablemente acerca de la obra de Herbert, de la que expresó: “está sumida en las drogas y en el lenguaje de la población que vive esa realidad”.

El conversatorio Vive sin drogas fue realizado en la Embajada de México el lunes 18 de mayo en el marco de la III Edición de Centroamérica Cuenta.

Acá con ustedes un breve video del conversatorio, de lo que aguantó la memoria de mi cámara:

Enrique no dejaba de preguntar y preguntar… Pasó de la dualidad de Herbert como músico y escritor (Herbert ha sido miembro de dos bandas rockeras: Los Tigres de Borges y Madrastras), de su perspectiva literaria, de la gran tarea de buscar lo universal hasta en los más exacerbados regionalismos, de cómo la experiencia editorial puede hacer dejar el lápiz o “si la vocación es suficientemente fuerte, puede darte muchas herramientas”… Hasta llegar al lema de este año: Palabras en libertad.

“¿Qué es para Julian Herbert la libertad?”, fue una de las preguntas a las que Julián dedicó más segundos, e incluso bromeó diciendo que “esa no la había estudiado”. Empezó considerando que “el tema de la libertad está relacionado con el tema de la subsistencia”. Opina que en América Latina sigue siendo la bandera que atrae adeptos en la política latinoamericana, en sus propias palabras, “sigue siendo directrices de la política” y sugiere sensatamente “buscar una solución intermedia” y practicar el respeto con “la memoria y el reconocimiento de los errores”.

También reconoce que la autocensura es una limitante contra la que se tiene que debatir constantemente un creador, y que la autocensura “limita nuestra capacidad para la crítica”.

Ah, y no se podía dejar de abordar una eterna fuente de comentarios, críticas, chismes y burlas: el faránduleo, en particular, el faránduleo dentro del gremio literario. Después de mofarse un poco de lo llamado ‘experimental’ con Enrique, dividió la experimentación en dos grandes vertientes: lo experimental como “una experiencia real del escritor frente a la tradición” o “la necesidad de autoconsagración”:

Al llegar a su novela Canción de tumba, asegura haber vendido a su madre para poder escribir esta novela. “Uno escribe para sacarse un animal de adentro”, dijo. Acto seguido se lamentó por dejar escapar ese comentario “cursi” y agregó: “la pulsión de escribir tiene sus tintes maliciosos”.

Julián Herbert reconoce en el ejercicio literario un acto constante de hacer política. En el caso particular de su patria, y teniendo plena conciencia de las dificultades por las que atraviesa actualmente debido a la corrupción estatal, asegura que “al hablar de México no se puede escribir sin política” y “La ficción en la que se ha convertido el país hace que toda literatura que está emergiendo sea política”.

Antes de hacer sus lecturas, Herbert declaró tener gusto por una de las grandes influencias de este medio, dedicado al periodismo cultural independiente: el periodismo GONZO.

Anuncios

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: