Hojeadas de arte, cultura y educación

Entradas etiquetadas como ‘Debajo de la cama’

Ni dentro del closet ni debajo de la cama

Una reseña sobre Debajo de la cama, una novela sobre los avatares de ser homosexual, del escritor nicaragüense Carlos Luna Garay.

* Por Solange E. Saballos

Imágenes de: Carlos Luna Garay, Centro Nicaragüense de Escritores y Centroamérica Cuenta

Iba apretujada en el bus que llevaba a varios narradores asistentes de Centroamérica Cuenta 2015 de la clausura en León de vuelta para Managua. A mi lado iba Carlos Luna Garay, bien dormido, después de la ajetreada semana que le tocó como escritor invitado de esta edición.

Afiche de Centroamérica Cuenta

Afiche de Centroamérica Cuenta

Yo iba cansada, medio escuchando y medio ignorando las conversaciones de jodedera a mi alrededor. De repente Carlos pareció despertar y yo, con mi pícaro, usal atrevimiento, enervado por el sofoque y el aburrimiento, le pregunté si él era “otro más de esos escritores creídos”. Ya se imaginaran la cara que puso Carlos: muy sorprendido, dudó unos fragmentos de segundo antes de responder, tímido al principio y luego, cuando se despejó del sueño, burlesco e incisivo con sus comentarios. Me cayó lo suficientemente bien como para pedirle me pasara su novela.

Pasaron los meses y me lo volví a topar, esta vez en la presentación de Sara, la más reciente novela de Sergio Ramírez, en el Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra. Me encontró enfrascada en una de tantas pláticas, y risueñamente me preguntó si ya había leído su novela. Muy apenada, confesé no haberlo hecho, pues tengo la mala costumbre de dejar mis lecturas apilarse y revolotear, indecisa, alrededor de qué título escoger para leer antes o después.

Luego de este segundo encuentro, me propuse no volver a caer en vergüenza frente a Carlos, y me enfrasqué en la lectura de Debajo de la cama.

Portada de la novela

Portada de la novela

Debajo de la cama fue ganadora en 2013 de la convocatoria anual realizada por el Centro Nicaragüense de Escritores. Cuenta la historia de Alec Tiffer, un joven estudiante de economía que ambiciona con convertirse en escritor, y cuya orientación sexual es homosexual. Al principio de la novela descubrimos, por medio de un narrador omniscente, que Alec no se molesta en ocultarse de cara al exterior, pero teme que su familia lo descubra, y que está saliendo formalmente con Eduardo, el único hombre al que ha podido considerar como novio y que también se oculta de su familia y ex-prometida.

Esta novela breve, con una extensión menor a las 200 páginas, sumerge rápidamente en su trama: de entrada nos damos cuenta de las profundas aspiraciones literarias de Alec. Unas veces la novela es contada desde la lejanía narrativa de la tercera persona; otras es Alec mismo que cuenta su historia a través de pasajes de su diario que suelen ser pensamientos sobre los personajes que le rodean -Gabriela, su mejor amiga, Eduardo, sus ex-amantes, su familia…-.

Las constantes referencias hechas a Tras puertas cerradas, el manuscrito de la novela que Alec redactó en Debajo de la cama, aparentan ser pistas a lo que pasó el autor mientras escribía. Y es que Alec Tiffer bien puede ser considerado el alterego de Carlos Luna Garay, y me atrevo a señalarlo por las cercanías a la experiencia literaria que establece desde el punto de vista del escritor-personaje como recurso. Un detalle simpático son los guiños a varias ubicaciones de la capital, de locaciones fácilmente reconocibles por el color de sus paredes, las referencias a algunas calles, las huelgas estériles y las idas y venidas de los personajes.

El estilo, directo y sin rodeos, con uso de comillas como recurso que denota ironía y la mordaz personalidad del confrontativo Alec, sus confesiones íntimas hechas tanto por el narrador omniscente como en su diario, son de un contenido vívido y que sabe dar razón al lector de los pensamientos de un hombre homosexual crítico con la sociedad, sin consideraciones ante las normas convecionales, los lazos afectivos y ni siquiera ante sí mismo: Alec está en un vaivén sobre la seguridad que tiene en sí mismo y la inseguridad que le ha provocado el rechazo. Él sólo quiere ser, y la vida se ha encargado de poner a prueba su fidelidad a sí mismo.

Debajo de la cama se desnuda provocativamente poniendo la llaga en los prejuicios contra la homosexualidad de la conservadora Nicaragua, las condenas desde la religión e incluso la autocensura a la que se someten los ‘indecisos’, adjetivo con el que Alec cataloga a los homosexuales reprimidos, desde la mirada de un joven, valiente escritor la perspectiva doble que ofrece como autor y como personaje.

Aunque Alec está claro de quién es y hacia dónde quiere ir, su mundo se ve rodeado por la indecisión y se va reduciendo a medida que los otros personajes toman sus decisiones, empujados por las circunstancias, y cada vez a despecho de lo que él quiere y espera, pues la mayoría las toman según lo que socialmente se espera, a pesar de que contraríen sus voluntades.

Hay pasajes en los que podemos echar un vistazo a las dudas, situaciones y acciones de los personajes secundarios a medida que sus vidas se ven afectadas de una u otra manera por el escandaloso descubrimiento de una orientación sexual, cada uno mordido por los prejuicios, reaccionando a su modo.

Por ejemplo, cuando Eduardo no puede dejar de rehuir a su ex-prometida, nunca atreviéndose a confesarle por qué la dejó; o cuando Gabriela, la mejor amiga de Alec, escoge en base a un embarazo no esperado; o cuando Alejandra, la madre de Alec, busca consejo en la Iglesia, en donde platica con un sacerdote de visión más amplia y tolerante que la suya, quien fundamenta su tolerancia en un principio dogmático infalible: el misterio de los “designios de Dios”.

En resumen, Debajo de la cama es una propuesta fresca y provocativa, que pinta los límites sólo para otorgarse licencia de atravesarlos con picardía, dudas, dolor y una gran determinación de rebelarse ante las prohibiciones cuestionando a dos maneras: implacable y suave. En varios aspectos, es una narración bifurcada desde que te empezás a preguntar quién sí va a asumir.

Debajo de la cama en Facebook

Anuncios

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: