Hojeadas de arte, cultura y educación

Entradas etiquetadas como ‘Fusión Bar’

La guerra de payasos

El grupo de teatro argentino-nicaragüense Zakín debuta con una obra cómica haciendo burla sobre las contradicciones y absurdos de la guerra, la disciplina militar y los conflictos bélicos.

* Por Solange E. Saballos

Afiche de: Zakín, grupo de teatro

Foto por: 4G Fotografía

General Rosquillas: ¿Y la quieres tanto como a tu madre?

Sargento Cachirulo: ¿A quién?

General Rosquillas: A tu bandera.

Sargento Cachirulo: Tanto como a mi madre, general Rosquillas, es decir poco. La quiero más que a mi madre, mi bandera es lo que más quiero en el mundo, la quiero más que a usted, con perdón, mi general, más que a todos los soldados juntos, y más que al rey y más que a mi país y más que a todos.

General Rosquillas: Bueno, bueno, tampoco hay que pasarse, una bandera al fin y al cabo, es sólo un trapo…

—El examen pa teniente. Pim, pam, clown “La guerra de los payasos”

Conocí a Marvin Ñurinda en 2011, cuando estuvimos en primer año de la Escuela Nacional de Teatro Pilar Aguirre. Marvin ya contaba con previa experiencia haciendo teatro con la Universidad Agraria. Me agradaba mucho su simpática forma de ser y su cómica expresividad llamaba la atención de profesores y compañeros. A Jessica Kloner la conocí en un taller de Dirección de actores para directores impartido por Florence Jaugey durante el Festival Ícaro del año pasado. Jessica es argentina y viene de una familia de artistas, particularmente, de una familia de actores. Bien metida en su papel, no olvidaré cómo nos intimidó a todos, sobre todo a su director del taller, Tomás Arce, contando su vasta experiencia y asegurando que no era sencilla de dominar.

Con estas reminiscencias presentes llegué al Fusión Bar, propiedad del director del grupo, el argentino Esteban Mihalik. El local es un bar que cuenta con su propio salón entablado para ensayar. Se me iba dibujando una sonrisa de complacencia al entrar: me parecía increíble y grato a la vez que dos actores apasionados y dedicados como Marvin y Jessica hubiesen tenido ocasión de conocerse, experimentar química y aliarse con el director argentino a quien vería debutar esa noche con un grupo de teatro nuevo: Zakín.

Ping Pang Clown: Guerra de payasos fue estrenada el viernes 12 de junio por el grupo de teatro Zakín en Fusión Bar. Cuenta con música original compuesta por Armando Fajardo Valenti, pareja de Jessica, y con Pavel Palma Vaughn como el técnico de la mezcla musical.

Zakín —que aunque suene como ‘saquito’ no tiene nada que ver— significa tres acciones vinculadas a la virtud en la lengua de los indígenas mapuches, oriundos de Suramérica: Apreciar, honrar y respetar. “Elegimos este nombre porque es como consideramos a nuestro público y las historias que elegimos para representar”, cuentan en su página en Facebook.

La obra escogida para su primera representación fue escrita por el teatrista español y co-director de la compañía teatral ‘La Paca’  Tomás Afán Muñoz.

Pim, pam, clown “La guerra de los payasos”, o más bien Ping pang clown: Guerra de payasos por caprichos del diseñador gráfico del afiche es “un catálogo de sinsentidos bélicos, que a través del humor pretende invocar a la tolerancia y a la solución pacífica de los conflictos, como bálsamo necesarios en estos inquietantes tiempos armados”, dice el programa de mano citando al autor.

“Creo que un grano de arena para concientizar a la gente es poder contar este tema tan serio con humor. La comedia te acerca más a la gente. La guerra es estúpida y los que hacen la guerra son idiotas”, opina el director.

Encantado con el concepto y estilo de Afán Muñoz, Esteban se puso manos a la obra para obtener la autorización del dramaturgo de representar su obra en Nicaragua. “Tanto a Tomás como a mí nos encanta el mundo del circo, sobre todo los payasos”. Ya contando con el permiso de Tomás, Esteban se comunicó con Jessica por recomendaciones de amigos en común que este par de argentinos tienen en Nicaragua.

“Mi idea original fue que el trío fuera un cuarteto: dos hombres y dos mujeres. Comenzamos a buscar actores y actrices, ardua tarea ya que no abundan. De tanto dar vueltas en esta empresa, que no resultaba, decidí que lo mejor era adaptar mi idea de la obra a tres personajes. Y al fin me recomendaron a Marvin y ¡chan! Cuadró el trío”, narra.

La técnica empleada no podía ser otra distinta del clown. Respecto a su estilo teatral, Esteban apunta a sus búsquedas como director: “Busco que el humor este dado por las situaciones y diálogos bien logrados, en donde el actor padece de estas circunstancias. No me gusta el actor que pretende ser cómico, pues la comedia se convierte en aquello de lo que padece. Las reacciones del actor, cuanto más verdaderas frente a las adversidades planteadas por la escena, son mucho más efectivas”.

Foto por 4G Fotografía

Foto por 4G Fotografía

En las nueve escenas representadas, se hacen burlas que pueden resultar sutiles por la engañosa ingenuidad del texto de Afán Muñoz, apto para todo público —desde niños hasta adultos—. Los diálogos de sus personajes se transforman repentinamente en críticas mordaces e imprevistas que hacían reír al bar entero gracias al tono humorístico con el que los actores les dieron vida, apoyándose con divertidas muecas y ademanes exagerados. La escenografía no está presente en esta interpretación y son el vestuario militar y los accesorios (como bombas, podios y narices de cerdo orwellianas) efectivos complementos. “Una de las razones por las que elegí esta obra fue el humor claro, pero fundamentalmente por las posibilidades que me daba para trabajarla adaptándola a cualquier sitio con pocos requerimientos técnicos. También porque tiene nueve actos cortos, lo que hace posible intercalarlos o separarlos”, dice el director. Las burlas hechas sobre la disciplina militar fueron llevadas hasta los extremos del absurdo.

Después de presenciar la obra quedé admirada de la armonía, soltura y carisma de este nuevo grupo teatral y me pregunté cuál será su próxima jugada: “La próxima obra es una adaptación que haré de Hércules y el establo de augias, de Friedrich Dürrenmatt, pero para eso falta mucho”, adelantó Esteban.

Próxima presentación

Ping, pang, clown: Guerra de payasos, se presentará hoy en Basil Lounge a las 7:00 p.m. y el 26 de junio en Fusión Bar a las 7:00 p.m. Requiere reservación previa.

elsabasil

Anuncios

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: