Hojeadas de arte, cultura y educación

Entradas etiquetadas como ‘Productos artesanales’

Cacao, productos artesanales

Móises Ramos y Mónica Leiva comercian con productos libres de químicos artificiales, elaborados por ellos mismos, viajando por Centroamérica.

* Por Solange E. Saballos

Fotos por: Palmereando y Cacao, productos artesanales

“Flaca, venite un día de estos para la casa, hay algo que te puede interesar”, me dijo David Martínez, ventista de Maní con chile, quien se dedica al negocio de alquilar cuartos. En esta ocasión, David le había dado habitación a un chero y una tica, ambos pareja y artesanos dedicados a la elaboración de productos naturales. Se conocieron aquí en Nicaragua, en la II Edición del Festival Internacional de Arte Callejero ‘El Berrinche Ambiental’.

Al llegar a la casa de David y pedirle a los muchachos que me mostraran sus productos, me encontré con unos jabones que tenían más apariencia de pasteles que de cómesticos, con separadores de libros gruesos y flexibles y con botellitas de champú, crema y hasta pasta de dientes 100% naturales.

A Móises Ramos y a Mónica Leiva les gusta viajar, hacer música y comerciar con productos elaborados con sus propias manos. Cacao, productos artesanales, más que el nombre de su marca, corresponde a su filosofía de vida que van compartiendo a lo largo de toda Centroamérica por medio de sus productos. Ya llevan más de dos años con este proyecto y comercian con jabones, champús, cremas, pasta de dientes, entre otros.

  • Cacao: moneda y trueque

Móises dice que escogieron el nombre por varias razones: para empezar, porque les gustaba el sonido de la palabra, y porque en la época precolombina representaba la moneda para los indígenas. “Es un proyecto que busca mover otros tipos de movimientos económicos que no sean necesariamente en base al dinero, sino que nos movemos también haciendo trueque porque sentimos que es bastante contradictorio proponer una alternativa natural y cobrar con una moneda”.

“También aceptamos saberes y servicios como trueque”, añade Mónica.

  • El comienzo, al otro lado del río

Todo empezó en una comunidad en Costa Rica, llamada Tejarcillos, mayoritariamente nicaragüense, en donde Mónica recibió un curso de parte de una familia de ocho mujeres proveniente de Guatuaso, norte de Costa Rica. Estas mujeres, amigas y compañeras de Mónica, habían recibido una capacitación en Cuba para elaborar jabones artesanales como una alternativa de autosostenibilidad para su entorno rural. “Lo demás fue a partir de nuestra experimentación y conversando con personas que conocían el procedimiento. Estamos en cambio continuo, según lo que aprendemos y hablamos con la gente”, cuenta Mónica.

Satisfechos con lo que lograron aprender y crear, Móises y Mónica renunciaron a seguir comprando los jabones, champúes y cremas saturados de químicos nocivos que dominan el mercado. Cuando sus amigos se enteraron, quisieron probarlos y les ofrecieron comprarlos o truequearlos. Contentos con los resultados del cambio, los amigos se convirtieron en clientes frecuentes, y de boca en boca la clientela siguió aumentando. Por ahí les sugirieron crear una página en Facebook. “Y así se ha dado todo, no fue como pensado o planeado”, recuerda Mónica.

Usan como materia prima las plantas que tienen en su huerto en Costa Rica, el cacao orgánico o plantas cultivadas en proyectos similares al suyo, arcilla que extraen de la tierra cerca de donde viven y compran los aceites vegetales y cera de abeja necesarios para la elaboración. “No usamos ningún tipo de químico artificial dañino para el cuerpo”, enfatiza Móises. “Buscamos ser una propuesta que no contamine”.

Fieles a su divisa, se empeñan en no usar colorantes, perfumes, espumantes ni ningún aditivo o preservante químico. Aprovechan los colores que suelta cada planta para teñir los productos.

DSCN0142

  • El taller de Cacao, productos artesanales

Actualmente están construyendo su taller en San José, Costa Rica, lo que no signfica que vayan a dejar de viajar. “Llevamos varios años viajando”, dice Mónica. Móises asegura que han sido migrantes y que lo siguen siendo. “Siempre nos seguimos moviendo, cada tres meses o cada mes si se puede. Nos encontramos con gente que ya nos conoce y quiere nuestros productos. Se los venimos a dejar”.

“En el camino… Ahí es donde aprendemos”, dice Mónica sonriente.

Sin embargo, viajar no resulta tan secillo por las políticas migratorias entre países. “Las condiciones migratorias y las fronteras siempre son una mierda”, opina Móises. “Mirá, cuando estábamos en El Salvador, Mónica tenía que salir y venir hasta Costa Rica; ahora es un tanto más al suave porque soy yo el que tiene que salir de Costa Rica y puedo venir aquí, a Nicaragua, y no tengo que ir hasta El Salvador”.

Aunque el taller de Cacao, productos artesanales estará radicado en Costa Rica, sus productos ya tienen presencia en Guatemala, El Salvador y Nicaragua.

  • También para animales

Los muchachos también tienen la línea Cacao, perritos y gatitos: “El mismo champú que usa una persona lo puede usar con sus animales, porque ellos también tienen derecho a estar libre de químicos”, opina Mónica.

  • Otros productos
Por: Cacao, productos artesanales

Por: Cacao, productos artesanales

También ofrecen separadores de libros de fibras naturales (eucalipto, bagazo de caña, piña y espadillo), tejidos y serigrafía artesanal.

Cacao, productos artesanales en Facebook

Yo hice mi trueque con ellos: un jabón de avena por una nota de prensa 😉

DSCN0134

Anuncios

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: