Hojeadas de arte, cultura y educación

Entradas etiquetadas como ‘Proyecto Un Rayo de Luz’

Anthony Rivera: “Las drogas solo empeoran la vida y hacen que el adicto se autoexcluya de la familia y la sociedad”

 

anthonyrivera_promotor_fadcanic_palmereando_solangesaballos_campanacambiaahorasolohazlo

Anthony tiene una voz muy expresiva. Se entusiasma mucho al hablar de su nueva vida, libre de toxicidad. Su voz se torna anhelante cuando habla de su pasado, de las dificultades que tuvo que vencer para superar sus problemas de adicción.

Después de participar en la campaña Cambia Ahora, Solo Hazlo en 2015 el gran deseo de Anthony era crear un grupo de apoyo para jóvenes que padecían adicción al alcohol y demás drogas. Durante su participación en la campaña Anthony trabajó como promotor comunitario, organizando eventos con personas en recuperación de su adicción en colegios y comunidades.

A sus 23 años es uno de los fundadores y coordinadores del proyecto ‘Un rayo de luz’, el cual ayuda a jóvenes que padecen adicción a las drogas. FADCANIC colaboró con este proyecto, de modo que Anthony pudo ver su deseo cumplido.

Gracias a su propia historia y al apoyo de muchos voluntarios Anthony ha sido capaz de transformar la vida de muchos chavalos de la Costa Caribe del país para que abandonaran el consumo de drogas.

Contános un poco sobre vos. ¿Cómo es tu día a día actualmente?

Primeramente, agradeciendo a Dios por la salud, la vida, la familia y todos los seres que me rodean. Hoy en día puedo decir con mucha seguridad que mi vida no es la misma de ayer. He tratado y he intentado ser diferente a la persona que fui ayer, poco a poco luchando. Ya no vivo los mismos patrones de conducta, ya no sigo en los mismos pasos, no ando en las calles, no me junto con los amigos con los que compartía en las esquinas, con los que yo caminaba de madrugada consumiendo, no ando causando problemas a la familia, ya mi familia descansa hoy en día, no se preocupan de a qué hora podría venir a causarles molestia. La sociedad ya descansa un poco.

He intentado ser diferente cambiando mis actitudes, comportamientos, manera de pensar y forma de ser.

¿Cuándo y cómo decidiste cambiar tu estilo de vida?

Fue un 19 de abril en 2015 por la noche que empecé a hablar conmigo mismo, a preguntarme porqué yo estaba sufriendo de tal manera por el consumo. Miraba a muchos jóvenes que eran libres y felices, que vivían bien junto a su familia, no le hacían daño a nadie ni así mismos.

¿Por qué solo a mí me tocó vivir una vida de sufrimiento? Entonces tuve que darme cuenta que a como ellos pueden, yo también podía. Solo era decirles no a las drogas, no al alcohol. Basta. Suficientes problemas me habían traído a mi vida.

Fue ese mismo año, en marzo, que perdí a mi madre en el hospital de Puerto Cabezas. Recuerdo sus últimas palabras: “Hijo, si saliste de la cárcel, ya no vuelvas ahí (…) sé cómo estás sufriendo, cómo me hacés sufrir. Por lo menos has algo por mí, cambia tu vida y así partiré feliz al más allá. Tu vida tendrá un mejor futuro, solo aléjate de las drogas”. Fueron palabras que me impactaron y me movieron las emociones al punto de llorar como un bebé recién nacido.

Yo quería ser diferente, y se lo prometí a mi madre. Después de un mes y tantos días, decidí pedir ayuda profesional, porque yo sentí que solo no podía.

¿Cuándo surge tu interés por ayudar a personas con problemas de drogas?

Surgió cuando fui a un centro de rehabilitación y empiezan a trabajar según mi problema personal. Alguien me sugirió que lo que yo aprendí adentro lo pusiera en práctica fuera, después se salir del centro. Pasé un tiempo dedicándome a mí mismo y cuando me di cuenta que el resultado era positivo dije: “si yo puedo y pude salir de ese mundo, con mi mensaje y ejemplo, y el servir a los demás a través de la palabra, quizás llegue al corazón de muchos jóvenes”.

¿Qué técnicas usas para ayudar a los jóvenes a tomar conciencia de que pueden dar ese cambio para mejorar sus vidas?

Dejar de autoconmiserarse, dejar el egocentrismo, la soberbia. Tener una nueva actitud positiva, portarse humilde cuando se pide ayuda, ser sincero con uno mismo, dejar de mentir, empezar a accionar para lograr un cambio. Tener fe y fortaleza, creer que sí puede cambiar. Apegarse a las personas que lo apoyan, recordar su pasado y no lamentarse. Darse cuenta de que existen muchas maneras de fortalecer la mente, una de ellas es meditar y reflexionar pensando en las cosas buenas y en un mañana, cómo sería su vida sin alcohol ni drogas.

No tener complejos, pena ni miedo de compartir su pasado porque eso puede ser un arma poderosa para liberarse de la vida de desgracia y miseria. Compartir con los amigos y familia que te rodean.

¿Qué le aconsejarías a los jóvenes que no cuentan con el apoyo de su familia y usan las drogas como escape?

Que no es la mejor manera de solucionar una situación o problema familiar. Las drogas solo empeoran la vida y hacen que el adicto se autoexcluya de la familia y la sociedad. En esos momentos de rechazo más se tiene que aferrar a luchar para salir de esa vida, buscar ayuda, dejando atrás las críticas. Prometerse a uno mismo que va a cambiar, creyendo en su capacidad.

Anuncios

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: