Hojeadas de arte, cultura y educación

Entradas etiquetadas como ‘Reinaldo Hernández’

El taller de Reinaldo Hernández

Pintor, muralista y profesor. El artista plástico Reinaldo Hernández saca del bául de los recuerdos las experiencias más significativas de su vida en el arte.

*Por Solange E. Saballos

Fotografía: Archivo de Reinaldo Hernández

¿Cómo conocí a Reinaldo Hernández? Nuestro encuentro se lo debemos a Róger Pérez de la Rocha y a una oportuna llamada telefónica. Reinaldo estaba buscando modelos, y preguntó a Pérez de la Rocha si conocía a alguna. Después de recalcarle con rudeza que él no era una agencia de modelaje, le pasó mi contacto. Así, terminé yendo a su taller a ganarme unos billetes por un par de meses. ¿En qué consistía mi trabajo? En ser modelo.

dibujo3RH

Boceto 2 por Reinaldo Hernández

El Taller de Dibujo y Pintura ‘Reinaldo Hernández’ está ubicado de la segunda entrada de Las Colinas (km 9.5) 1 c arriba y 3 c al sur, contiguo a la estación de bomberos. Al entrar podés ver caballetes con cuadros a medio pintar, estudiantes de edades que oscilan entre los 9 y más de 50 años, largas mesas de trabajo y montones de libros encajonados -a don Reinaldo le gusta leer mucho-. En medio de este laborioso estudio en común, don Reinaldo imparte sus clases de la forma más relajada y amena posible. Cuando llegás incluso te presenta a sus estudiantes y, si prestás atención, podés aprender de técnicas pictóricas: alterna pláticas casuales con lecciones a sus alumnos.

Viajes, picardías, colegas pintores -como la ceramista y pintora Nunzia Valenti-, infinidad de ánimos y consejos fue sólo un poco de las cosas que pude apreciar estando en su taller.

Nos volvimos amigos y, como artista joven, he percibido el desempeño y pasión de Reinaldo Hernández que se propaga fácilmente gracias a su entusiasmo y pícaro humor. Hoy, quisiera que lo conocieran más a fondo.

P. ¿Cuándo sintió el impulso artístico por primera vez?

El impulso artístico lo sentí a los 10 años. Hacía dibujos en mi cuaderno y se los vendía a los otros niños.

P. ¿Dónde estudió pintura?

Empecé a estudiar pintura en la Escuela de Bellas Artes ‘Rodrigo Peñalba’ de Managua. Antes había participado en un concurso de pintura infantil en Checoslovaquia y gané el 2do lugar. Eso permitió que me dejaran inscribirme en la escuela a los 12 años, y no esperar a los 16 años, que era la edad mínima requerida.

P. ¿Qué experiencias han marcado un antes y un después en su carrera?

He sido invitado a pintar murales en Italia en 3 ocasiones: en 1992, 1999 y 2003, siendo galardonado con las llaves de la ciudad de Fermo y Ascoli Piceno

Asimismo, participé en una exposición en San Francisco California en 2002, lo que dio a conocer mis cuadros al público de Estados Unidos.

P. ¿Por qué pintura? ¿Por qué no escogió música, literatura o cualquier otro arte?

Porque uno no escoge el arte, el arte lo escoge a uno. Uno siente la necesidad de hacerlo porque lo apasiona. A mí me escogió la pintura.

P. ¿Cuáles son sus temas recurrentes?

Mis temas recurrentes son las relaciones de poder, lo hago a tráves del contraste entre un cuerpo desnudo de mujer y una armadura, por ejemplo. Últimamente me apasiona la velocidad, el movimiento y la fuerza. Lo represento a través de caballos en tropeles.

P. ¿Qué técnicas utiliza? Hábleme de su proceso técnico-creativo.

Utilizo todas las técnicas, pero en los murales uso la pintura acrílica y en los lienzos óleo sobre tela.

Mi proceso creativo parte de una idea o de una imagen, la cual voy resolviendo mentalmente antes de pintar. Después hago un boceto donde voy enriqueciendo las imágenes y luego empieza la lucha con la tela, que puede ser con jornadas de hasta 12 horas sudando la gota fría.

Reinaldo Hernández_Mural_Palmereando

P. ¿Desde cuándo tiene el taller de pintura?

Lo fundé en 1993, hace ya 23 años, después de mi regreso de Italia la primera vez.

Lo fundé porque, mientras estábamos pintando el mural en Italia, que duró un mes, todos los días nos llevaban de 20 a 30 niños a que nos vieran pintar de entre 4 a 12 años. Eso me llevó a ver la importancia de inculcar en los niños la cultura y vine con la firme determinación de fundar un taller escuelita para niños, ademas que yo empecé los estudios profecionales de pintura a los 12 años, es decir, siendo un niño todavía.

P. ¿Qué siente al trabajar con niños?

Trabajar con los niños es un viaje fantástico lleno de imaginación, ya que todos los niños son creativos hasta más o menos los 12 años, cuando las escuelas se encargan de hacerlos demasiado racionales y asi van perdiendo la imaginación.

Anuncios

Modelaje al desnudo

El pintor nicaragüense Reinaldo Hernández oferta cursos de anatomía humana artística con modelo incluido.

* Por Solange E. Saballos

La habitación de paredes inmaculadas tenía colgados varios cuadros, con diversas temáticas y técnicas. En el suelo, contra las paredes, descansaban los que eran demasiado grandes para ser colgados en esa estancia pura y estrecha. Embriagada por los colores, se tendió sobre la cama y, con un solo movimiento, se despojó de su ropaje. Desde el colchón le gritó emocionada: —¡Estoy lista!

Sentado frente al lienzo, levantó uno de sus pinceles sólo para dejarlo caer. Anonadado, contempló su desconocida desnudez. Se aturdió ante su desfachatez y confianza. Le preguntó, con el rubor quemándole el rostro: —¿No… No tenés… Vergüenza?

—¿Cómo voy a tener pena, si para mí es un placer que me veas y me pintés? Le replicó ella, sin saber que era la primera vez de ambos.

La maja de Wong, 2014

Entre el o la modelo y el pintor se desarrolla una relación particular. Según las circunstancias y el tipo de trato, puede que le modele a un solo pintor o a varios. En la mayoría de las ocasiones al modelo le toca comportarse como un objeto más, para cumplir con su función didáctica, y brindar una ojeada de primera mano a la anatomía humana. La presencia del modelo humano tiene el poder de sensibilizar al artista sobre las proporciones del cuerpo, sus movimientos, los tonos de piel… Lo enfrenta sensualmente ante una amplia gama de detalles que no podría apreciar concienzudamente a través de fotos o dibujos: tiene que poseer al modelo a través de su mirada, hacerlo suyo y transportarlo a su lienzo.

Por Reinaldo Hernández

Por Reinaldo Hernández

Mucho ha acontecido a lo largo de la historia entre los artistas y sus modelos: hay quienes se han casado con sus modelos; otros han tenido breves e intensos romances; están los artistas a quienes sus actuales parejas han prohibido volver a retratar un cuerpo desnudo; otros se han asociado con sus modelos; a algunos les ha tocado perderlos… Y las situaciones, siendo tan variadas como cómicas, dan mucho qué contar sobre estas peculiares relaciones artístico-laborales.

Sucede que, mientras el o los pintores están captando al modelo, con ojos escudriñadores a los que el parpadeo parece estorbar, en la cabeza del modelo están sucediendo mil cosas a la vez: quizás una leve timidez le atraviesa a ratos, o se distrae tanto que olvida su pose. De repente al pintor le dan ganas de platicar, y si sus colegas no están presentes, es deber de su modelo entretenerle durante su quehacer. Así mismo, es deber del pintor garantizarle a su modelo un ambiente cómodo y el máximo respeto que requiere la profesión de desnudarse y mantenerse quieto por varios minutos.

Por Reinaldo Hernández

Por Reinaldo Hernández

También sucede que la profesión del modelaje artístico no es muy comentada, por lo menos en Nicaragua, por la gran cantidad de prejuicios y discriminación a las que se enfrentan los modelos al revelar su profesión: es por ello que el secreto de la identidad de los modelos pasa de pintor a pintor, o entre los estudiantes afines a esta disciplina. El modelo actúa desde la sombra, respaldado por su pintor, para ahorrarse las molestias de la intromisión de la opinión viciadamente pública. Por ello, garantizar que el o la modelo no se espante y escape es un arte que los pintores vienen cultivando parejo a la destreza de sus pinceles por medio de la amabilidad. Poseen un sincero deseo de estimular sus sentidos estéticamente, lo necesario para recrear vívidamente el cuerpo humano. Rompen con la vulgaridad entregándose al placer visual y al ejercicio artístico.

Así, de recomendación en recomendación, el pintor nicaragüense Reinaldo Hernández llegó a asociarse para llevar a cabo cursos de pintura con modelo incluido.

El pintor y muralista Reinaldo Hernández

El pintor y muralista Reinaldo Hernández

Reinaldo Hernández, pintor y muralista, es director de su propio taller: el Taller de Dibujo y Pintura ‘Reinaldo Hernández’. Oferta sus cursos desde 1998. Fue profesor de la Escuela Nacional de Bellas Artes ‘Rodrigo Peñalba’. Ha visitado y pintado en varias ciudades italianas.

La dirección del taller es: de la segunda entrada de Las Colinas (km 9.5) 1 c arriba y 3 c al sur, contiguo a la estación de bomberos. El precio por sesión es de 20$ y el curso completo de un mes cuesta 80$.

Para más información acerca de estos cursos, llamar al 76735124 o al 88690098.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: