Hojeadas de arte, cultura y educación

Entradas etiquetadas como ‘Violín’

Composiciones de Bach en convenio

La orquesta de cámara de la UPOLI realizó concierto de piezas de Bach con Sasha Ferreira, Doctor en violín, como invitado especial.

Por Solange E. Saballos

Fotos por: Palmereando

Semanas antes del concierto, los alumnos y colegas del maestro Gabriel Hernández García andaban alborotados: se había anunciado que para su próximo concierto interpretarían piezas del compositor alemán Johann Sebastian Bach en Managua, León y Masaya acompañados por un invitado muy especial: el Doctor en violín Sasha Ferreira paisano del, también violinista, maestro Hernández.

Sasha Ferreira fue instruido primeramente por su padre, Alejandro Ferreira, en La Habana. Ganó varias veces el premio Amadeo Roldán en la categoría regional y nacional en Cuba. Después se fue a estudiar al Conservatorio Nacional de Música en Lima, Perú donde se graduó y en donde impartió clases por varios años. Ha grabado CDs como solista y realizado varias giras como miembro de orquesta. Obtuvo su grado de Doctor en violín y viola en la Universidad de Georgia, Estados Unidos. Actualmente es parte de la Facultad de Winter School District en Gulfport, Mississipi, Estados Unidos.

El concierto de música clásica, con Sasha Ferreira como invitado especial, fue realizado por la Orquesta de cámara del Conservatorio de música de la UPOLI el lunes 27 de julio en el Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra.

Al iniciar el concierto, Sasha tocó a dúo con el maestro Gabriel Hernández el concierto en re menor para dos violines; luego fue dirigido, siendo acompañado por la Orquesta de cámara, por el maestro Hernández, cuyos ademanes vigorosos y precisos al dirigir imprimían fuerza escénica a las melodías ejecutadas; finalmente, Sasha Ferreira interpretó la Chaconne, una pieza de violín bien conocida entre los estudiosos del instrumento.


Fue una presentación exitosa, a sala llena, que emocionó tanto a los músicos como al respetable público por igual.

11053099_10153504188447288_2120593010958223989_n

Anuncios

Un Duende que bebe Merlot

Merlot y Duende es el nuevo proyecto musical de la violinista y cantante lírico, Ave Asán, y del guitarrista Leonardo Canales.

Por Solange E. Saballos

Fotos por: María Guerra y Palmereando

La Ave y yo conocíamos a Leo desde hacia bastante tiempo: fue nada más y nada menos que uno de los muchos administradores que tuvo el Art café. En 2012, cuando Leo y Daniel lo administraban, íbamos frecuentemente.

Foto por María Guerra

Foto por: María Guerra

Yo sabía que Leo tenía una banda llamada Oleo Calé, y que tocaba flamenco. Muchos de los que lo habían visto en concierto, incluyendo a la Ave, se admiraban de cómo sus manos de gorrión se deslizaban, hábiles y suaves, sobre las cuerdas de la guitarra, acariciándolas y pellizcándolas con sutileza.

Creo románticamente que al destino le gusta empujar por varios senderos a los artistas, para que al llegar a conocerse entre sí, fecundados por su amor al arte, creen juntos cosas maravillosas, capaces de expresar con belleza los sentimientos que nos aturden.

Foto por: María Guerra

Foto por: María Guerra

Primero fue con Móises, y ahora también con Leo. Ave y Leo empezaron a verse frecuentemente, a hablar de composiciones, notas y gajes del oficio musical. Se unieron escénicamente por primera vez en un concierto de Avelqech  en Cronopios y Pastas.

Poco a poco, se les fue ocurriendo continuar con la idea de unir su gusto por Federico García Lorca, la música española y sus características particulares como músicos. Invitaron a Gabriel Rayo para hacer la percusión, y en abril de 2015 formaron Merlot y Duende.

¿Por qué se llaman Merlot y Duende? Bueno, Merlot es la marca de la cajita de vino que a Leo le gusta tomar cuando no anda ganas de cerveza, y también sirve como alusión del etilismo de sus integrantes; y es Duende porque Federico García Lorca consideraba que esa era la representación del arte. En su ensayo Juego y Teoría del Duende, Lorca define al Duende, junto a las musas y los ángeles, como una de las tres encarnaciones de la inspiración artística y la creatividad humana.

Merlot y Duende “tiene como matiz principal la exploración y ejecución de piezas de música étnica y el collage que se puede realizar a partir de las diferentes escuelas, ritmos e influencias de cada uno de los integrantes”, cuentan en su carta de presentación.

Ahora bien, analicemos un momento la fusión de estilos que tenemos acá: son músicos latinos haciendo tributo a las raíces españolas e integrando las inclinaciones y técnicas musicales de cada uno. Tenemos a la Ave, una violinista y cantante lírico; a Leonardo, un rockero gitano, con la guitarra y haciendo los coros; y a Gabriel Rayo, con la percusión latina del cajón peruano.

De vez en cuando, los Merlot y Duende cuentan con el apoyo de la compañía de danza flamenco Vida flamenco, dirigida por la bailarina Karla Rivas. Estas bailarinas crean coreografías a ciertas piezas que tocan los Merlot y Duende, tales como soleares, tientos, sevillanas, granaínas, pasodoble, tarantas, malagueñas y otros palos derivados del flamenco.

Para el Día de las Madres estuvieron de concierto en Basil Lounge, y tuve el placer de conocer a dos de las bailarinas de esta compañía: a Karla Rivas, la directora, y a Fannelly Coca, una de sus bailarinas. La pobre Fannelly estaba algo enferma, pero eso no le impidió ir a bailar. Ella y Karla se turnaban para bailar las composiciones, pues el escenario era algo pequeño, dotando con desbordante pasión sus pasos. El vestuario que usan es una belleza: este es elaborado por la propia Karla.

DSCN0135 DSCN0179 DSCN0192 RSCN0245

Estos músicos me tienen envuelta en una fantasía flamenca, de panderetas y castañuelas. Me están haciendo recordar mi pasión por la poesía de García Lorca, a quien tanto adoro también. Creo que me estoy acostumbrando al estilo gitano en la que me están involucrando.

Hace poco, no comprendía la afición de Leo por el flamenco. Me resultaba un género musical extraño, que había escuchado poco. Hasta que un día, Leo me hizo ver una película sobre la vida de uno de sus héroes personales: Camarón.

Como los Merlot y Duende son músicos extremadamente sociales y solidarios con su escenario, tienen muchos amigos artistas a quienes les gusta invitar a compartir en sus presentaciones, como a la narradora oral escénica Dorling López, narrando cuentos, o a mi persona, recitando poemas. Así fue como transcurrió una de las últimas presentaciones de Merlot y Duende, que fue el jueves 28 de mayo en La Otra Embajada.

Foto por: María Guerra

Foto por: María Guerra

Los Merlot y Duende cuentan con un repertorio de composiciones propias y también tocan piezas de Paco de Lucía, Sábicas, Manolo Sanlúcar, Francisco Tárrega, Isaac Albeniz y Ernesto Lecuona.

“Ala, no he ido a sus conciertos y me muero por escuchar a esta banda”, se dirán mis lectores. No se preocupen, los Merlot y Duende están grabando su material, al que llamarán Aquila, próximamente disponible y a anunciar por este medio.

En Aquila los muchachos van a dar a conocer su sonido característico, tanto en estudio como en vivo, y presentarán una mezcla de ritmos que nos va a dejar con ganas de fijar la vista —y el oído— en la riqueza de esta propuesta musical, que evoca con sus fusiones a nuestro mestizaje.

Merlot y Duende en Facebook

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: